SERPAJ ARGENTINA
Servicio Paz y Justicia
La Paz es Fruto de la Justicia

 

Niños y jóvenes en situación de riesgo

 

        La presente propuesta se inscribe en la experiencia de más de 20 años, del Servicio Paz y Justicia, en el trabajo con jóvenes, niños y niñas en Argentina. Puntualmente, esta iniciativa está orientada a emprender un trabajo integral en relación a la situación de jóvenes y niños/as en situación de calle y vulnerabilidad social que, junto con sus familias, se encuentran privados de sus Derechos Económicos Sociales y Culturales DESC. Con este fin, la intervención educativa propuesta apunta al empoderamiento del sujeto para que pueda conocer y aprehender sus derechos.

 

         El proyecto se desarrollará en el marco territorial de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde tradicionalmente se han registrado altos índices de conflictividad y violación de derechos en Argentina.

 

     Las acciones contemplan por un lado actividades con niños y niñas en situación de calle con el objetivo de crear un espacio de educación en calle, desde la perspectiva de la defensa y promoción de los derechos humanos. Se ha buscado articular con otras organizaciones sociales  y los recursos estatales para lograr una práctica acorde a la Convención Internacional de los Derechos de los Niños.

 

      Durante la operatoria educativa en calle se reconstruye con los niños, niñas, adolescentes y jóvenes su historia personal e institucional, se genera un espacio educativo-recreativo, se prioriza la intervención en salud, educación, identidad, violencia familiar y perspectiva de género. Se trabaja junto a las familias, para la revitalización del vínculo familiar, la difusión y  la promoción de los derechos antes enunciados  El acompañamiento a lo largo del tiempo de  los niños, niñas y adolescentes permite  al equipo visualizar las violaciones sistémicas y una vez evidenciadas y constatadas el programa efectúa propuestas tendientes a superarlas en un proceso de gestación de cambios desde la educación para la paz y la noviolencia.  

 

       Las actividades se realizan en el área de la estación Constitución y  zonas aledañas, en nuestra sede de Piedras 730 y lugares destinados para la realización de actividades de integración familiar.

 

1.2 Contexto y Justificación

1.2.1 Contexto General

     Se considera que casi 63% de los niños, niñas y adolescentes de la región sufre algún tipo de pobreza, definida en relación con las privaciones que afectan el ejercicio de sus derechos, además del nivel de ingresos de sus familias, según un estudio realizado por la Comisión Económica de América Latina y el Caribe (CEPAL) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).  En el artículo del Boletín Desafíos Nº 10.

   En dichos  estudios  se postula que la medición de la pobreza implica considerar pobre a un niño ante el incumplimiento de al menos uno de sus derechos humanos, económicos, sociales y culturales. Además, consideró el nivel de ingresos de sus hogares y la capacidad potencial de que estos recursos puedan satisfacer sus necesidades básicas.

        La pobreza infantil total es una expresión de la exclusión social y el mecanismo por medio del cual esta se reproduce. Si bien los niños que están en situación de pobreza moderada no sufren un deterioro serio en sus condiciones de vida, ven mermadas sus oportunidades futuras. La mala nutrición, el rezago y el abandono escolar, la falta de expectativas y la discriminación que sufren por ser pobres, no sólo afectan sus derechos en el presente, sino que los dejarán en los estratos más bajos de la escala social, haciendo que en la adultez reproduzcan la precariedad en su bienestar y, por tanto, afecten a las generaciones siguientes.

       

            En lo que respecta al mundo del trabajo, este contempla a los jóvenes de los sectores más vulnerables sólo para realizar trabajo informal, temporario, precario y a veces hasta esclavo. En este sentido,  es preocupante la situación de las mujeres, que es aún peor que la de los varones, ya que en la sociedad quedan aún fuertes componentes de desigualdad y violencia de género, lo cual tiene un impacto negativo especialmente sobre los niños y las niñas de la familia.

 

             Así como la pobreza tiene muchas dimensiones, la respuesta del Estado para aminorarla también debe ser multisectorial. Las privaciones severas y moderadas de la población infantil pueden ser subsanadas con una intervención estatal directa para, entre otras cosas, garantizar la provisión de servicios de salud y nutrición, acceso a agua potable y saneamiento, y a través de medidas indirectas mediante el aumento de los ingresos del hogar.

 

         Sin embargo, el Estado argentino, históricamente ha tenido una política represiva frente a esta población excluida. No se  han propuesto alternativas a los jóvenes quienes, expuestos a una situación de pobreza extrema  y marginalidad creciente, regularmente terminan implicados en los circuitos de industria del delito. 

       

            Es así, que estos chic@s, además de ser víctimas de las violaciones a sus derechos paradójicamente, son vistos por algunos sectores de la sociedad  como "potenciales delincuentes", esta concepción  induce a la discriminación que afecta directamente a los jóvenes quienes son estigmatizados y  ven reducidas sus escasas oportunidades laborales.

         Específicamente  los adolescentes y niñ@s  en situación de calle, con quienes trabajamos, tienen un paso de la edad infantil a la edad adulta en forma abrupta. Siendo niños de aún 4 o 5 años, y adolescentes de entre 12 y 13 años, cumplen funciones de adultos sin todavía serlo. En varias oportunidades deben responsabilizarse de acciones propias de los adultos, tanto es así que deben salir a trabajar para aportar al sostenimiento familiar (como trabajo se entiende tanto salir a cartonear, acompañar a padres y vecinos como ayudantes de albañil o peones, cuidar de los hermanos menores o salir a robar). Esto también se visualiza cuando niñas-mujeres son madres, que en muchas oportunidades deben responsabilizarse solas de la crianza de los niños ya que los padres son niños adultos que no pueden sostener esta situación, tanto desde lo económico como desde lo emocional.

        Una característica predominante de nuestra población objetivo es el alto índice de expulsión a los que están sometidos desde el sistema escolar. Muchos de los adolescentes con quienes trabajamos no concurren a la escuela o la comienzan al inicio del ciclo lectivo y abandonan a los pocos meses. El sistema educativo no está preparado para trabajar con adolescentes de estas características y termina expulsándolos haciendo que queden al margen de toda posibilidad de poder desarrollarse plenamente y de insertarse en el futuro en el mercado laboral con trabajos o empleos que respeten sus Derechos.

           

Grupo Destinatario y contexto espoecífico

 

Destinatarios Directos:

Se propone el trabajo con la población que mora y deambula por la estación de ferrocarril “Constitución”, de la ciudad de Buenos Aires; donde existe una alta población en situación de calle

 

En su mayoría los beneficiarios de este proyecto, son originariamente de familias que emigraron del interior de país, o de países limítrofes hacia el conurbano bonaerense. En general, viven en barrios populares o asentamientos de emergencia. En términos de estratos y conflictos sociales, la población que acompañamos proviene de hogares humildes, en los que uno o ambos padres han perdido sus empleos, tienen serios problemas habitacionales, algunos con adicciones (alcohol o drogas) y muchos problemas de violencia intra-familiar, dirigida hacia los niños o hacia la madre. A nivel educacional, muchos de estos chicos han abandonado la escuela y en algunos casos son analfabetos al igual que sus padres.

 

Estas familias, que se encuentran en situación de extrema vulnerabilidad social, generalmente presentan también problemas de desnutrición y en varios casos los chicos afrontan problemas de consumo de drogas del tipo de la “pasta base”, conflictuado con la ley penal.

 

 

Se trata de aproximadamente de 160 niños,  niñas, adolescentes y sus  familias, a quienes acompañamos directa y personalmente. Debido a las diversas situaciones de vulnerabilidad que muchos de estos niños y niñas atraviesan es fundamental  el acompañamiento de sus familiares porque, el derecho a la familia, es uno de los derechos del niño más vulnerados en esta  población y  éste proyecto busca contribuir a recomponerlo.

 

Destinatarios Indirectos:

 

Entre los destinatarios indirectos se encuentran: efectores públicos involucrados en el control social y en el servicio de salud; efectores privados que poseen servicios prestados al Estado contra remuneración como parte del circuito penal de niños, niñas y miembros de la red de contención y acompañamiento a niñ@s, adolescentes y jóvenes. Operadores/as de las instituciones que trabajan con personas en crecimiento en situación de calle desde el medio transitorio.

 

 Objetivos

 

Objetivo General

Disminuir las distintas violaciones a los derechos humanos de los niños, niñas y jóvenes expuestos a la violencia institucional y estructural favoreciendo su identidad como sujeto de derecho a través de la educación liberadora en el marco del a cultura de paz y noviolencia.

 

 

Objetivos Específicos

 

 

·         Educar para la Paz y la Noviolencia Activa, revalorizando la propia identidad en el reconocimiento del otro como sujeto de derechos.

·         Promover la reinserción educativa de aquellos niños, niñas y jóvenes que así lo requieran concientizando y acompañando a las familias en éste proceso.   

·         Lograr el encuentro de los jóvenes con conocimientos que promuevan el trabajo humano como constitutivo del ser, desde la autodeterminación responsable.

·         Reducir los casos y situaciones de violaciones a los Derechos de los niños, niñas y jóvenes en las zonas de intervención del proyecto; a través del empoderamiento de la comunidad en general, y de los niños y jóvenes en particular, sobre los instrumentos metodológicos y prácticos para el ejercicio de la defensa y restitución de sus derechos.

 

 Actividades previstas

 

 

1.      Operatoria educativa en calle

Por medio de dos salidas semanales a calle se busca llegar a la población infantil, adolescente y joven, que por razones esencialmente relacionadas con la pobreza extrema del conurbano de Buenos Aires unida a la violencia familiar, social y estructural, dejan paulatinamente el ámbito familiar y escolar en el lugar de origen alejándose de él, utilizando como medio de transporte y también morada alternativa "las estaciones del ferrocarril Roca”.

 

Se trabaja desde la detección del momento en el cual comenzó o está comenzando la discontinuidad en el sistema educativo. Para ello se cuenta con el armado de una red institucional que permite, en la emergencia, recuperar la relación con el ámbito educativo y a mediano plazo restituir el derecho en el medio social de origen. Para ello se fomenta la generación de una red interestatal entre la CABA y la Provincia de Buenos Aires.

 

Por cuestiones evolutivas se plantea trabajar en tres grupos diferenciados, el grupo de adolescentes mujeres, el de adolescentes varones y el de niños y niñas.

 

2. Acompañamiento al proyecto de vida elegido o en proceso de elección.

Este acompañamiento tiene como finalidad elaborar con y junto al chico su proyecto de vida, alrededor de tres ejes fundamentales, con quién querés vivir (relaciones familiares), dénde querés vivir (relaciones comunitarias) y de qué querés vivir (proyección a futuro de su inclusión en la sociedad y el mercado laboral). Esto se trabaja en la salida a calle durante la reunión de jóvenes.

 

3.  Acompañamiento en la concreción de la autonomía para la población adolescente

Es una intervención diferenciada destinada a generar la necesidad y la oferta de inclusión en actividades de formación para el mundo del trabajo. (Cursos de formación profesional, pasantías, etc.)

 

4-Actividades de integración

Encuentros educativos de reflexión con los nin@s y adolescentes, y las familias, que acompañamos para poder compartir lo trabajado en los diferentes espacios de calle. Cabe destacar que en esta actividad se plantea la integración de la familia del adolescente y/o del niño, valorizando el vínculo familiar desde el quehacer cotidiano de la institución.

Se realizan en forma cuatrimestral actividades fuera de la sede con las familias para promover  la inclusión social y el intercambio entre los mismos.

 

 

5.-Acompañamiento a personas en conflicto con el consumo de estupefacientes

Mediante la operatoria en la situación de calle se detectan niños/as y jóvenes que requieren de un trabajo especializado destinado a determinar si es posible o no que la persona con altos niveles de consumo pueda elaborar la construcción de la demanda del servicio de salud.

Paralelamente se trabaja en la construcción de la guía de recursos, tarea que por la variabilidad de los dispositivos privados conveniados con el Estado no puede hacerse en un periodo determinado sino permanentemente.

Desde marzo de 2012 se participa de la red en prevención de adicciones, convocada por el Ministerio de Desarrollo Social de la Ciudad de Buenos Aires.

La transversalidad de los derechos humanos lleva al equipo a trabajar hacia el Estado para lograr una mayor presencia estatal en el tratamiento de las personas denominadas “a-dictas”. La operatoria hacia el joven se centra en la apertura de espacios desandar el “sin (a) dicho (dicción)”.

 

 

6-Promoción de trabajo en red

·          Reunión periódica con los efectores del Estado.

·          Promover la articulación de la reunión de red de trabajo con institucionales no gubernamentales en la temática de niñez.

·         Reuniones permanentes con los consejos zonales y locales, para el desarrollo de diversas estrategias intervención.



7- Foros educativos

Durante el periodo 2014 se realizarán dos foros educativos destinados a jóvenes y adolescentes con los cuales trabajamos. 

/ Version française

   
23/09/2014